Setra, 70 años "autoportando" el éxito del transporte

Setra, 70 años "autoportando" el éxito del transporte

22-03-2021

La célebre firma con base en Ulm sentó las bases de la construcción de autobuses modernos

  • Setra S8.

El nombre Setra se deriva de la expresión alemana 'selbsttragend' -autoportante- y es que los autobuses y autocares Setra fueron pioneros a principios de la década de los 50 en el uso del chasis autoportante, o sea, que la carrocería del bus y el chasis son la misma pieza.

La marca fue fundada por Otto Kässbohrer, de hecho, hasta el año 1951 los vehículos fabricados por Kässbohrer llevaban su propio nombre, pero la empresa lo cambió de cara a la exportación, ya que para cualquier persona que no hable alemán es un término de difícil pronunciación. No obstante los Setra mantuvieron el emblema con la letra 'K' en su frontal. Con un total de seis series de autobuses fabricadas en las últimas siete décadas, la firma con sede en Ulm además de marcar el estándar de la industria europea de construcción de autobuses, ha tenido una influencia decisiva en el desarrollo de dicho sector.

Pionero

El S8 fue el primer autobús que los hermanos Otto y Karl Kassbohrer presentaron bajo el nombre de Setra en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt. Su nombre hace referencia a las ocho filas de asientos que tenía. Fue el pionero en usar la técnica del chasis autoportante, esto quiere decir que tanto el chasis como la carrocería eran una sola pieza, una idea original de Otto Kassbohrer que poco a poco el resto de fabricantes de este tipo de vehículos iría adoptando hasta que a día de hoy es la norma habitual. Otra importante novedad del Setra S8 fue la disposición de su motor, detrás del eje trasero. Este factor simplificaba el proceso de producción de autobuses, colocaba en una posición más alta el compartimento de los pasajeros y el conductor y dejaba sitio que se aprovechaba para los equipajes

Es destacable también su llamativo diseño exterior, con el morro chato y una trasera similar a la popa de un barco. Destacaba también la amplia superficie acristalada. Puesto que Setra sólo fabricaba los autobuses, recurría a mecánicas de otros fabricantes, siendo las de Henschel, Mercedes o MAN las más utilizadas. Del Setra S8 derivó una versión más compacta, el S6.

Setra S6.

Los primeros autobuses de Setra garantizaron la rápida penetración en el mercado del concepto diseño autoportante. El S10 llegó tras los S8 y S6 y se convirtió en un verdadero éxito comercial gracias a su carrocería más larga con diez filas de asientos.

Setra S10.

Principio modular 

Setra lanzó su primer sistema modular en 1959 y fue otra novedad absoluta en el diseño de autobuses. Gracias a este principio fue posible producir vehículos de manera especialmente eficiente, fabricándose cuatro buses al día.

Líneas rectas

La transición entre los modelos de la serie 10 de Setra a la serie 100 en 1967 marcó un nuevo desarrollo en la industrialización de la construcción de autobuses en la empresa. Los nueve modelos de que constaba la gama Setra se fabricaban compartiendo la gran mayoría de las piezas en una suerte de segundo sistema modular de la marca.

El aspecto de los buses de la serie 100 se caracterizó por sus formas más rectas y angulosas, además de implementar un mayor grado de comodidad, un habitáculo más grande y más espacio para la cabeza en el interior.

En 1976, Setra lanza la serie 200 compuesta por seis modelos diferentes. Los vehículos de la tercera generación de Setra impresionaron con una elegancia clásica en las líneas de su diseño, que preservaba la identidad de la marca a la par que mejoraban el confort: curvas suaves, transiciones suaves y contornos claros como elementos distintivos se adaptaron a las tendencias y exigencias del momento. Los autobuses de la serie 200 incluían aire acondicionado y calefacción independientes para conductor y pasaje, a lo que se añadía el sistema para desempañar los cristales. La serie 200 fue denominada por muchos conductores y publicaciones especializadas como "el Rolls Royce de los autobuses".

Serie 200.

En 1991 Setra lanzó la serie 300, presentada en Ulm tras seis años de desarrollo. Una de las características más llamativas de los nuevos autobuses fue la distintiva línea de barrido detrás del área de la cabina y el sistema de espejo integral completamente remodelado que le dio a la serie de modelos su "cara" única. Los retrovisores con calefacción, alojados en unas piezas integrales, se podían ajustar desde el interior del autobús y proporcionaban al chófer una vista excelente a ambos lados del vehículo. Otra característica significativa fue la cabina con diseño ergonómico en el que los instrumentos más importantes se colocaron en el campo de visión principal del conductor.

Mientras los autocares de la serie 300 se establecían en el mercado europeo, en la fábrica trabajaban para lanzar al mercado internacional otros autobuses polivalentes para rutas de servicio regular, operaciones entre ciudades y excursiones. El principio de diseño de Setra implicaba que se podían construir tres variantes de bus diferentes sobre la base de un solo modelo. Todos estaban equipados con la misma carrocería y suspensión, pero tenían diferentes compartimentos de pasajeros.

Nuevas categorías

A partir de la serie 300, la gama de autobuses de Setra se clasificó en tres categorías: TopClass, ComfortClass y MultiClass.

Setra.

En 2001, Setra introdujo el TopClass 400, anunciando una nueva dimensión en el diseño de autocares que garantizaba viajes del más alto nivel tanto para el conductor como para los pasajeros. El diseño se caracterizó por la línea de flanco cromada conocida como "La Línea".

Setra.

La gama se amplió en 2004 con los autocares de turismo ComfortClass 400. Y finalmente, en septiembre de 2005 se lanzaron los autobuses interurbanos de la serie MultiClass 400. La serie de modelos 400 incluyó un total de más de 20 modelos.

Buque insignia

Actualmente, el buque insignia de Setra es el dos pisos S 531 DT lanzado en 2019.

Setra.

Setra en España

En 1963, la firma carrocera Seida con sede en Zorroza, cerca de Bilbao, logra tras arduas negociaciones la licencia para producir en España los autobuses Setra. Fue el S14 el primer vehículo de esta marca producido en suelo español, a partir de 1965. La principal pecualiaridad de los Setra S14 Seida españoles era el emblema que en su frontal sustituía a la 'K' de las versiones fabricadas en Alemania, la efigie del caballo blanco de Pegaso, pues era la compañía nacional Enasa la que surtía a Seida de las mecánicas para motorizar sus autobuses. 

Setra Seida S14.

Los autobuses Setra españoles eran fácilmente distinguibles. En todos los vehículos fabricados por Pegaso, el caballo mira a la derecha, pero en el caso de los Setra-Seida, al ser vehículos no fabricados por Enasa, tenían el caballo mirando hacia el otro lado. 

En el aspecto mecánico, para el S14 Seida se destinó el motor Pegaso diésel tipo 9103, un seis cilindros en línea con 170 CV de potencia aparejado a una caja de cambios de ocho velocidades firmada por el especialista ZF. Seida también produjo el Setra S10. El éxito de los autobuses Setra S14 propició que Seida inaugurara una segunda planta para su producción en Vigo. Los chóferes de las diferentes compañías nacionales que dotaron sus flotas de vehículos con los Setra S14 destacaron sus múltiples bondades, siendo el único punto negativo la excesiva superficie acristalada de algunos modelos, muy poco propia para un país con tantas horas de sol como España.