Álex Márquez se corona campeón de Moto2 en Sepang.

Álex Márquez, Campeón del Mundo de Moto2

El trabajo, la constancia, el honor… los valores que en definitiva ese matrimonio formado por Juliá y Roser Márquez han terminado por dar sus frutos. Las palabras de Juliá, ese padre que sigue a sus hijos a lo largo y ancho y de este mundo si no te han puesto la piel de gallina, es que no sientes nada. Cinco años después de lograr su primer título mundial de Motociclismo, el pequeño de los Márquez, logra su segundo entorchado en una temporada apasionante pero nada fácil para este simpático y estupendo chaval.

No tiene que ser fácil ser Álex Márquez y querer triunfar en un mundo donde la referencia… y vaya referencia, es tu hermano y es una especie de alienígena, alguien irrepetible, uno de los mejore de todos los tiempos y que va por camino de ser el mejor. Pero ahí ha estado Álex, trabajando, como una hormiguita, poco a poco como se consiguen las grandes cosas, con tesón, humildad, trabajándolo todo.

Álex Márquez ha tenido una temporada difícil, pero ha sabido jugar sus cartas.

Álex Márquez se ha proclamado Campeón de Moto2 en Sepang. Tuvo una estupenda primera mitad del mundial, pero la segunda sus principales rivales se pusieron las pilas. Pero finalmente lo consiguió. A Binder se llevó la victoria, fantástico este sudafricano que vuelve a situar a su país en lo más alto. Y luego está Luthi, que fue Campeón de 125 hace 14 años pero que siempre ha estado ahí, como una mosca cojonera. Y Álex ha sabido llevarse el gato al agua.

Álex Márquez estará un año más en Moto2.

Las palabras de Juliá, su padre, fueron toda una declaración de intenciones: claridad ante todo: “Nadie creyó en él, pero ahí está”. Seguramente, este título del hermano pequeño hoy se celebre como lo más especial de esa gran casa. Ha costado, pero ahí está, ya está Álex preparado para cosas más grandes, el niño ya es un hombre. Estará una temporada más en Moto2 salvo una hecatombe, no sabemos cómo irán las cosas, pero el resultado ya está ahí.