Jean Graton.

Michel Vaillant se queda huérfano

Si hay un autor del cómic que haya tratado con más exhaustividad y perspectiva el mundo del automovilismo en su obra ese es Jean Graton con su popular personaje Michel Vaillant. La competición, la industria y sus entresijos, los pilotos, la acción y el suspense se han dado la mano en la que ha sido la gran obra de Graton y uno de los cómics más célebres y populares que cuenta con legiones y legiones se seguidores entre los que se incluyen pilotos de F1, reputados periodistas del motor y personalidades y gurús de la industria y el diseño de la automoción.

Jean Graton.

El jueves 21 de enero Michel Vaillant se ha quedado huérfano, no de su padre Henri, sino de su creador, pues Jean Graton ha fallecido a los 97 años. Graton, nacido en Gantes en 1923 y afincado en Bruselas, puede considerarse uno de los últimos monstruos sagrados de la conocida línea clara o BD, como se le conoce al estilo predominante del cómic francobelga, en un nivel similar que gente como Uderzo, Gosciny, Charlier o Franquin, con quienes compartió estrecha amistad. Fue acreedor de los títulos de Comendador de las Artes y las Letras y Caballero de la Orden de Leopoldo.

En 1957, Graton creó a su hijo más prolífico, Michel Vaillant, un joven piloto heredero de un imperio automovilístico que recorre junto a sus estrechos colaboradores, su copiloto Steve Warson, sus amigos Indy y Julie Wood, y su hermano Jean Pierre, todo el mundo participando en todas las competiciones automovilísticas que se le plantean con sus propios coches. Michel Vaillant, siempre guapo, joven e intrépido, lleva toda la vida competiendo contra los más prestigiosos pilotos y fabricantes automovilísticos, ya sea en F1, el WRC o el Paris Dakar, algo que Graton y su equipo se han ocupado muy bien de cuidar, pues no sólo la obra gráfica en Michel Vaillant es impecable, también sus guiones plagados de realismo y la mejor documentación posible.

La aventuras de Michel Vaillant.

Y es que Graton contó siempre con un reputado equipo de profesionales, entre quienes estaban Christian Lippens, artífice de los decorados, multitudes y ambientación; Guillaume López, que también ha sido piloto profesional; y el español Juan Castilla, encargado de dar color a los dibujos. Bajo la ficcional marca Vaillant, Jean Graton dio vida a más de 200 modelos y prototipos de coches, de calle y competición, lo que generó el respeto de destacados personajes de la industria. De su estilo, lo más importante sin duda es resaltar el dinamismo y la sensación de velocidad en sus viñetas, además de la representación del sonido de los vehículos con vistosos rótulos.

Y es que todo ese realismo que impregnaba la obra de Jean Graton lo logró gracia a la gran pasión que sentía por el automovilismo deportivo, acudiendo a multitud de carreras y conformando un increíble fondo documental fotográfico. Además, Graton cultivó la amistad con pilotos -Jacky Ickx, Alain Prost, Jaques Laffitte, Patrick Tambay-, jefes de equipo, directivos de circuitos de carreras y de las competiciones en general.

Michel Vaillant sigue publicando sus historias de forma puntual bajo un nuevo equipo creativo, pero lo cierto es que la impronta de su padre espiritual, Jean Graton, quedará para siempre. DEP.

Un Isetta Velam.

El Museo de Tintín regresa «en coche»

El Museo Hergé de Lovaina, dedicado al célebre autor belga Georges Remi y a su gran obra, ‘Las aventuras de Tintin’, reabre sus puertas tras los meses de confinamiento con una muestra dedicada al automóvil bajo el título ‘En coche con Tintin’. 

Tintín en América.

Los automóviles son un elemento central en la obra de Hergé, en cada una de las aventuras del célebre reportero del flequillo, adquieren un gran protagonismo como elementos de las tramas y la acción de las mismas, y esa perfecta definición de los mismos en el dibujo de la célebre ‘Línea Clara’ viene en gran parte influida por la gran pasión que sentía Hergé por las cuatro ruedas.

Cadillac de 'Tintín en El Tibet'.

Desde el Ford T que apareciese en la portada de ‘Tintin en El Congo’, hasta la preciosa limousine negra que el propio Hergé crease e imaginase para su última aventura, ‘Tintín y Los Pícaros’, a lo largo de los diferentes álbumes publicados se han visto modelos de muchas marcas: el Lincoln de ‘Los Cigarros del Faraón’; el Triumph Herald con caravana de ‘La Isla Negra’; el Opel Olympia de ‘El Cetro de Ottokar’; los Jeep Willys de ‘El País del Oro Negro’ y ‘Objetivo: La Luna’; o el maltrecho 2CV de los Fernández en ‘Las Joyas de La Castafiore’ dan realismo y acción a las aventuras de Tintin a la par que reflejan la pasión de Hergé por el automóvil, de hecho, el Opel Olympia fue el primer coche que el autor belga poseyó y de ahí que lo plasmase en una de sus obras.

Lincoln Zephyr de 'Las siete bolas de cristal'.

Algunas de las aventuras de Tintín son un autentico desfile de modelos de autos clásicos, valga como ejemplo ‘El Asunto Tornasol’, con la célebre persecución del Lancia Aurelia contra un Chrysler New Yorker, además de la furgoneta Volkswagen de la ‘Carnicería Santo’, el autobús Saurer, el Citroen Traction que conducen los espías, el Simca Aronde Taxi sin olvidarnos del ‘Cabriolet Bordurio’ amarillo, otra de las creaciones originales de Hergé, según los expertos, una mezcla entre un Mercedes 220 Cabriolet, un Chevrolet Bel Air y un Facel Vega HK 500. Aunque quizás la escena de automóviles más famosa de toda la serie sea la última viñeta de ‘Stock de Cocke’, en la que el histriónico agente de seguros Serafín Latón organiza una etapa de un Rally en el propio jardín del Castillo de Moulinsart, viñeta donde aparecen un Isetta, un Porsche 356, Mercedes 300 C, Cadillac Eldorado Brougham, Mercedes 190 SL, Alfa Romeo Giulia, Citroen DS, DKW 3=6, MG MGA o el sempiterno 2CV de los Fernández.

Escena final de 'Stock de Cocke'.

La muestra reúne unas 18 recreaciones con los vehículos protagonistas de las diferentes aventuras. Más información y visita virtual pinchando aquí: https://www.museeherge.com/en

 

Steve McQueen y Le Mans llegan al cómic.

‘Le Mans’ de Steve McQueen llega al cómic

‘Le Mans’ la célebre película protagonizada por Steve McQueen sobre la más mítica carrera automovilística de todos los tiempos ha sido llevada también al formato cómic. El responsable de ello es el historietista Franco Garbo, gran apasionado tanto de la célebre prueba como del propio ‘King of Cool’.

Steve McQueen y Le Mans llegan al cómic.

Según especifica el autor en su web, todo empezó allá por 2013, él mismo se decía que si no lo hacía él, nadie lo haría y se lanzó. Y aquí está el resultado una novela gráfica sobre la célebre película de Steve McQueen.

Está editada en tres idiomas, inglés, francés y alemán, son dos volúmenes con 64 páginas cada uno y viene a costar unos 34,95 euros, juntos unos 54,95 euros. Destaca la edición con los colores celeste y naranja como los Porsche 917 decorados con la librea de la petrolera Gulf que pilotase McQueen. Pueden adquirirse directamente a la web del autor https://lemanscomics.com/#bd.