Podio de Silverstone.

Quartararo pone tierra de por medio en Silverstone

Fabio Quartararo ha sido el ganador sin contemplaciones del British GP de MotoGP dominando la prueba casi desde el principio y gracias a este triunfo se pone a 65 puntos de su inmediato perseguidor, lo que le hace ya a estas alturas campeón virtual, pues saca más de dos carreras de ventaja al segundo clasificado, Joan Mir, vigente campeón y que con una temporada bien modesta y sin hacer ruido, está segundo en el Mundial.

En segundo lugar se ha clasificado Álex Rins son su Suzuki tras una remontada impresionante. Completó el podio un Aleix Espargaró que hasta el último metro peleó su posición con Jack Miller y su Ducati, que finalmente fue cuarto. Primer podio de la firma de Noale y por ahora mejor clasificación de la marca italiana que hace que vean con optimismo el futuro que se les plantea, con Maverick Viñales como piloto.

El quinto puesto ha sido para Pol Espargaró y su Honda, siendo la mejor posición que el piloto de Granollers pudo retener tras lograr la pole position. Se esperaba más de él, por lo menos retener posición de podio, pero no pudo ser. Uno de los grandes derrotados de la jornada fue el italiano Francesco Bagnaia, que ve como Quartararo se le escapa en el Mundial desde los 41 puntos que le llevaba antes de Silverstone hasta los 70, pues incluso se queda en la séptima posición. Joan Mir es segundo en el mundial, pero muy lejos del francés, que va enchufado.

Quizás la nota más negativa de la jornada fue Marc Márquez, que en los primeros compases de la prueba se fue al suelo tirando a Jorge Martín, que salía cuarto.

Moto3

Victoria impecable de Fenati mientras que los dos españoles que lideran lograron resultados muy modestos. Pedro Acosta sigue líder con 46 puntos de ventaja.

Moto2

Remi Gardner ha ganado la carrera de Moto2 y su cabalgada hacia el título parece imparable, sobre todo tras la cañada de Raúl Fernández. Marco Bezecchi, cuya subida a MotoGP parece ya hecha, ha sido segundo y un sorprendente Jorge Navarro doblegó a Lowes para salir tercero.

Toque de Hamilton a Verstappen.

Hamilton gana a Leclerc con Verstappen KO

Con menos de cinco vueltas para el final Lewis Hamilton y su Mercedes lograron dar caza a un imperial Leclerc con un Ferrari muy competitivo en una carrera del British GP en Silverstone de lo más vibrante donde el líder del Mundial, Max Verstappen, sufrió un accidente en la segunda vuelta y quedó fuera de carrera y sin sufrir daños personales. 

Era el GP de casa para Lewis Hamilton. En la jornada precedente Max Verstappen le robó la cartera en la carrera al sprint y había ganas de vendetta. Max salió mejor que Lewis pero éste se le echó encima, pero en la segunda vuelta un toque entre ambos corredores dejó al neerlandés fuera. Un cero para el de Red Bull y sanción de 10 segundos para Lewis. Sacaron la bandera roja y la carrera hubo de relanzarse.

Partía en la realidad primero Charles Leclerc con su Ferrari y pese a comunicar fallos de cortes de inyección en su motor, aguantó el tipo frente a un Hamilton desbocado, que tras su parada en boxes comenzó una endiablada cabalgata hasta dar caza al monegasco, que junto a su equipo buscaban desesperadamente su reencuentro con la victoria desde Singapur 2019, último triunfo del Cavallino, con Vettel aún en el equipo.

Charles aguantó como un jabato pero el Hammertime y su Mercedes eran imparables, y en una maniobra defensiva cuando faltaban menos de cinco vueltas para el final, el de Ferrari pisó un arcén exterior y se fue fuera de pista. No obstante, pudo aguantar el segundo puesto, algo que da a Ferrari, esperanzas, pues el equipo lució en Silverstone muy buen ritmo. Tercero fue Valteri Bottas.

Carlos Sainz fue sexto, pero con la sensación de haber sido quinto si su equipo no la hubiera pifiado en la parada en boxes. salió detrás de Ricciardo, pero no pudo adelantar al Aussie pese a tener mejor ritmo. Alonso por su parte volvió a brillar, una salida marca de la casa le colocó séptimo y pudo mantener su puesto, pues los adelantamientos se vendieron caros.

Juego sucio

La maniobra de Hamilton sobre Verstappen, que ha supuesto una sanción de 10 segundos para el británico, y con eso y todo ha ganado la carrera, no ha sido bien vista y muchos la han definido como juego sucio. El de Mercedes ha dicho que Max no le dejó espacio. Sea como sea, el holandés ha terminado sumando un cero y el Mundial se aprieta, no sólo por los dos contendientes, si no porque McLaren y Ferrari cada vez exhiben mejores prestaciones.

Próxima parada, Hungría, el circuito de Hungaroring, también llamado el Mónaco sin edificios, una de las carreras más lentas del Mundial donde la aerodinámica es muy importante. 

Max Verstappen.

Verstappen también gana al Sprint

Max Verstappen vuelve a ligar su nombre a la historia de la F1 al ganar la primera carrera al sprint que disputa la categoría reina del motor en Silverstone. Esta victoria le permite al holandés ganar tres valiosos puntos que le hacen poner más distancia frente a Hamilton en el Campeonato y salir mañana desde la primera posición en la carrera tradicional del British GP.

Que si iba a ser un trenecito. Que si se la iban a jugar. Muchas especulaciones y al final un poco de todo. La salida de Hamilton fue mala, tanto que incluso su compañero estuvo a punto de pasarle, pero en Mercedes mantuvieron la calma. Hamilton y Bottas acompañaron a Verstappen en el podio, ganando dos y un punto respectivamente. Los dos Mercedes saldrán segundo y tercero en la carrera larga del domingo.

Fueron los tres pilotos castellanohablantes de la parrilla quienes más pimienta arrojaron a la carrera de 17 vueltas, Alonso para bien, Carlos Sainz y Checo Pérez para mal, sobre todo el mexicano, que tuvo que abandonar y el domingo saldrá último. Habría que ver la cara de Helmut Marko. El asturiano de Alpine-Renault protagonizó una salida marca de la casa y se colocó quinto tras Leclerc remontando de golpe seis posiciones. No pudo aguantar mucho tiempo el fuerte ritmo de McLaren, y Norris y Ricciardo terminaron superándole, pero les costó. Eso le valió a Alonso para terminar séptimo. Peor le fueron las cosas a Sainz. Un golpe toque con Russell le provocó una salida de pista y tener que remontar desde el antepenúltimo. Eso sí, el Ferrari demostró un ritmo sólido y el madrileño terminó 11º. El peor parado del día fue Sergio Pérez que para el domingo deberá esmerarse y sacar a relucir esa fama que tiene de carrerista y buen remontador, porque en la carrera al sprint perdió el control de su Red Bull cuando perseguía a Norris, trompeando y echando a abajo sus neumáticos. Precisamente los neumáticos estaban tan dañados que a falta de unas vueltas para el final las vibraciones le impedían seguir conduciendo. 

Por lo demás, pocos adelantamientos y apenas cambios en las posiciones, esperando al domingo, que es cuando se reparten los puntos. Quizás si en estas carreras al sprint se otorgasen otro sistema de puntos más atractivos, los pilotos arriesguen más, pero en esta ocasión no fue el caso.

Silverstone.

Silverstone acoge la primera carrera sprint de F1

Tras 15 días el Mundial de F1 regresa con más expectación que nunca, ya que este fin de semana, dentro de la celebración del British GP en el Circuito de Silverstone, se estrena por primera vez el nuevo formato en que en el mismo fin de semana de GP se celebrarán dos carreras, la tradicional del domingo, y la nueva carrera al sprint que tendrá lugar el sábado. 

Dentro de las medidas que tanto la FIA como la FOM quieren introducir para hacer más competitivo el Mundial de la categoría reina, figura la introducción de la carrera al sprint. Por ahora, sólo dos GGPP van a incluir este tipo de formato y el debut se produce en Silverstone. Monza, tras el padrón veraniego, será presumiblemente el segundo. También se especula con Brasil y según los resultados y satisfacciones, se volverá a poner en práctica en la temporada 2022.

¿Cómo funciona?

El formato y desarrollo del GP con carrera al sprint es el siguiente. El viernes por la tarde tendrá lugar una primera sesión de entrenamientos libres a las 15.30 horas, y a las 19.00 horas se celebra la clasificación para la carrera al sprint del sábado en el formato habitual de tres rondas. 

El sábado a las 13.00 horas se disputa la segunda sesión de entrenamientos libres y a las 15.30 horas se dará el banderazo de salida a las carrera al sprint. En esta carrera el orden de salida se decidió la jornada precedente. Se recorrerán 100 Km. Sólo recibirán puntos los tres primeros clasificados: 3, 2 y 1 respectivamente y queda fijado igualmente el orden de salida de las carrera normal, que se celebra el domingo, en el caso de España, podrá seguirse por TV a las 16.00 horas.

La gran incógnita de este nuevo formato de carrera al sprint es si los pilotos y equipos arriesgarán o serán conservadores y se verá un «trenecito de coches», pues el mínimo error llevará a quien lo cometa al fondo de la parrilla de salida para la carrera del domingo.

Lewis Hamilton, ganador a tres ruedas.

La suerte sonríe a los campeones en Silverstone

La suerte sigue siendo un elemento determinante en la ecuación de un campeón de F1, y expresiones como “y si…”, “de no ser por…” o “Si hubiese tenido…” suponen una suerte de placebos con los que dirigentes de equipo, periodistas, aficionados o los mismos pilotos justifican esas malas acciones propias o ajenas que terminan por alejar al que se supone un buen piloto de su ansiado objetivo.

Ello se pudo ver de forma meridiana en la carrera de Silverstone de este domingo, donde el desencadenamiento de una serie de circunstancias a falta de dos vueltas para terminar una carrera aburrida y soporífera terminó por generar un locura absoluta. Y la suerte jugó sus cartas, y hubo agraciados… y perjudicados.

El más agraciado de todos fue Lewis Hamilton. Esa suerte del campéon estuvo con él. Pinchó su neumático delantero izquierdo en la última vuelta, el mismo que un giro antes había pinchado su compañero Valteri Bottas y le costó pasar del segundo puesto a quedarse sin puntos. Hamilton terminó la carrera a tres ruedas y encima ganó. Sólo dos pilotos en la historia de la F1 han logrado terminar una carrera a tres ruedas, Emerson Fittipaldi en el GP de España de 1973 y Phillipe Streiff en Australia 1985. ‘Hammertime’ es más líder que nunca pues su inmediato perseguidor, su compañero, sumó un rosco. Igualar a Michael Schumacher en sus siete títulos ya es cuestión de carreras.

Hamilton se llevó el boleto ganador, pero a otro que lo vino a ver Dios fue a Charles Leclerc. Ya el monegasco hizo un trabajo titánico al clasificarse cuarto y aguantar durante toda la carrera esa posición ante la implacable persecución de Carlos Sainz. Pero gracias a los pinchazos consiguió un podio para los de Maranello que de otro modo hubiera sido una quimera. Con todo, su actuación en Silverstone deja más que claro quien manda en Ferrari y que un piloto talentoso es un plus para un coche malo, porque el Ferrai F1000 es malo de solemnidad, la prueba está en Vettel, que por la carambola pescó un punto, pero fue adelandato hasta por el Alpha Tauri de Gasly.

Toca hablar ahora de los que se les quedó cara de tonto, que no son otros que Red Bull y Max Verstappen. El holandés estuvo relativamente cómodo rodando tercero en tierra de nadie, sin poder alcanzar a los Mercedes pero sin riesgo de que Leclerc y su Ferrari le alcanzaran. Justo cuando Bottas pinchó, Max fue llamado a boxes para tratar de marcar la vuelta rápida, y la marcó, pero si se hubiera quedado en pista, habría ganado… “y si…”. A Red Bull, el equipo más cool y mas energértico y efectivo les dieron el cobazo del siglo, por muchas excusas que tanto Verstappen como Horner dieron tras la carrera. Y ya que estamos en Red Bull, qué decir de su segundo piloto, Alexander Albon. Parece ser que ya se encuentra en el disparadero, el problema para los de azul es a quién poner en su lugar, pues ninguno de los pilotos de Alpha Tauri parecen que vayan a aportar más que el tailandés. Ya se sabe, ser compañero de Max Verstappen y tener a Helmut Marko respirándote en el cogote perjudica gravemente la salud de los pilotos de F1.

Terminamos con Carlos Sainz. Qué buen piloto es, qué fino, qué luchador, qué caballero dentro y fuera de la pista… pero ojo, últimamente empieza a planear sobre su cabeza algo parecido al “trata de arrancarlo Carlos”. La mala suerte viene cebándose con él desde que arrancó esta temporada tan surrealista. Esta vez fue un pinchazo que le privó de haber sido cuarto… “y si Carlos no hubiera pinchado”, dirán ahora algunos. Hay cantidad de pilotos de F1 cuyas trayectorias están repletas de “y si…”, “de no ser por…” y de “Si hubiese tenido…”, Fernando Alonso entre esos muchos, y por el contrario está la suerte que sonríe a los campeones. Unos tuvieron suerte, otros mala suerte y a otros se les quedó cara de tonto, a partir de ahí pueden ustedes sacar sus conclusiones.

Hamilton y su coche pinchado.

Tres pinchazos pasan a Silverstone del sopor al infarto

Las carreras de F1 hay que verlas hasta que baja la bandera a cuadros. Porque ya saben eso de la teoría del caos, que la mariposa bate las alas en NY y provoca una tempestad en Pekín. En el British GP de este fin de semana de Silverstone no hubo mariposas, sino pinchazos de ruedas a falta de dos vueltas para el final que provocaron uno de los finales más agónicos de F1 que se han visto en los últimos años.

El semáforo se puso en verde y nada cambió en los cuatro primeros puestos, los dos Mercedes de Hamilton y Bottas se marcharon, Max Verstappen y su Red Bull quedaron en tierra de nadie, y el Ferrari de Charles Leclerc lideraría un interesante pelotón muy igualado con los dos McLaren, los dos Renault y el Racing Point de Lance Stroll, pues al final, una avería impidió a Nico Hulkenberg disputar la carrera para la que había sido contratado para sustituir a Checo Pérez, puesto en cuarentena al dar positivo por Covid-19.

Dos salidas del coche de seguridad se produjeron en los primeros compases, una por el choque de Albon y Magnussen -Albon, ay Albon- y un fuerte accidente de Daniil Kyvat.

Hamilton y su coche pinchado.

Pero a falta de dos vueltas para el final la situación explota. Valteri Bottas, que rodaba en segunda posición, pincha su rueda delantera izquierda, por lo que se ve obligado a entrar en boxes. Es cuando Red Bull llama a boxes a Verstappen, para poner ruedas nuevas y marcar vuelta rápida ya que había tiempo de sobra con respecto a Leclerc. Pero justo cuando el holandés entra en botes Hamilton pincha la misma rueda de Bottas. El británico, agónicamente trata de llegar a la línea de meta en tres ruedas mientras que Max hace lo más humanamente posible por alcanzarlo, pero la suerte estuvo con el campeón, porque Red Bull regaló este triunfo al de Stevenage.

El tercer pinchazo fue para Carlos Sainz, que no pudo lograr el cuarto puesto. A quien ha venido a ver Dios ha sido a Charles Leclerc. No se ha notado, pero el monegasco a lucido sus galones en La Scuderia en este ‘annus horribilis’, y también la suerte le ha sonreído haciéndole lograr un podio que sabe a gloria. Vettel logró el punto que otorga el décimo lugar al caer Bottas y Sainz. Pero fue adelantado hasta por el Alpha Tauri de Gasly.

En fin, un GP soporífero que tuvo su momento álgido en las dos últimas vueltas. Ahora habrá que ver el fin de semana que viene qué estrategia toman los equipos con unas ruedas más blandas que hay previstas.