Un Isetta Velam.

El Museo de Tintín regresa «en coche»

El Museo Hergé de Lovaina, dedicado al célebre autor belga Georges Remi y a su gran obra, ‘Las aventuras de Tintin’, reabre sus puertas tras los meses de confinamiento con una muestra dedicada al automóvil bajo el título ‘En coche con Tintin’. 

Tintín en América.

Los automóviles son un elemento central en la obra de Hergé, en cada una de las aventuras del célebre reportero del flequillo, adquieren un gran protagonismo como elementos de las tramas y la acción de las mismas, y esa perfecta definición de los mismos en el dibujo de la célebre ‘Línea Clara’ viene en gran parte influida por la gran pasión que sentía Hergé por las cuatro ruedas.

Cadillac de 'Tintín en El Tibet'.

Desde el Ford T que apareciese en la portada de ‘Tintin en El Congo’, hasta la preciosa limousine negra que el propio Hergé crease e imaginase para su última aventura, ‘Tintín y Los Pícaros’, a lo largo de los diferentes álbumes publicados se han visto modelos de muchas marcas: el Lincoln de ‘Los Cigarros del Faraón’; el Triumph Herald con caravana de ‘La Isla Negra’; el Opel Olympia de ‘El Cetro de Ottokar’; los Jeep Willys de ‘El País del Oro Negro’ y ‘Objetivo: La Luna’; o el maltrecho 2CV de los Fernández en ‘Las Joyas de La Castafiore’ dan realismo y acción a las aventuras de Tintin a la par que reflejan la pasión de Hergé por el automóvil, de hecho, el Opel Olympia fue el primer coche que el autor belga poseyó y de ahí que lo plasmase en una de sus obras.

Lincoln Zephyr de 'Las siete bolas de cristal'.

Algunas de las aventuras de Tintín son un autentico desfile de modelos de autos clásicos, valga como ejemplo ‘El Asunto Tornasol’, con la célebre persecución del Lancia Aurelia contra un Chrysler New Yorker, además de la furgoneta Volkswagen de la ‘Carnicería Santo’, el autobús Saurer, el Citroen Traction que conducen los espías, el Simca Aronde Taxi sin olvidarnos del ‘Cabriolet Bordurio’ amarillo, otra de las creaciones originales de Hergé, según los expertos, una mezcla entre un Mercedes 220 Cabriolet, un Chevrolet Bel Air y un Facel Vega HK 500. Aunque quizás la escena de automóviles más famosa de toda la serie sea la última viñeta de ‘Stock de Cocke’, en la que el histriónico agente de seguros Serafín Latón organiza una etapa de un Rally en el propio jardín del Castillo de Moulinsart, viñeta donde aparecen un Isetta, un Porsche 356, Mercedes 300 C, Cadillac Eldorado Brougham, Mercedes 190 SL, Alfa Romeo Giulia, Citroen DS, DKW 3=6, MG MGA o el sempiterno 2CV de los Fernández.

Escena final de 'Stock de Cocke'.

La muestra reúne unas 18 recreaciones con los vehículos protagonistas de las diferentes aventuras. Más información y visita virtual pinchando aquí: https://www.museeherge.com/en