Coches.

Qué coche comprar con las ayudas del Gobierno

El paquete de medidas presentado por el Gobierno de España para la industria incluye un plan integral destinado al automóvil por ser uno de los sectores más importantes de la economía. Ya los fabricantes están poniendo sobre la mesa ofertas bien jugosas, tal y como lo afirmó en días pasados el presidente de Acoauto, Jesús Ruiz, en la entrevista que se le realizó por parte de este medio, pero ahora se añade a la ecuación el paquete de medidas gubernamentales con los que se lograrán ayudas de hasta 5.500 euros para renovar un automóvil. Por tanto, conviene repasar todos los aspectos si una vez conocidas las ofertas de los fabricantes y las ayudas de la administración se ha tomado la decisión de cambiar de automóvil.

La primera pregunta que cabe realizarse es que tipo de automóvil adquirir. En estos momentos la compra de cualquier automóvil nuevo, sea con motor de combustión -diésel o gasolina-, electrificado -híbrido ligero, híbrido no enchufable, híbrido enchufable, pila de combustible o eléctrico al 100%- e incluso de tipo GLP -híbrido gasolina y gas- son todos opciones razonables y coherentes. No tenemos la obligación de comprar electrificado. Hay que tener en cuenta que la mayoría de los vehículos fabricados en la actualidad son muy respetuosos con el medio ambiente y cuentan con un nivel de emisiones de CO2 muy bajo. Es fundamental que sean turismos, aunque las furgonetas ligeras entran dentro de las medidas también. 

Pueden ser vehículos nuevos o automatriculados por los concesionarios desde el 1 de enero y esté sin vender. El nivel de emisiones de los mismos debe ser inferior a 120 gramos por Km, 155 en el caso de las furgonetas. Deben estar catalogados con su etiqueta de eficiencia energética de la DGT, o sea A, B, C, ECO y Cero. Las ayudas sólo están disponibles para vehículos con precios de hasta 35.000 euros. En el caso de personas con movilidad reducida o vehículos con etiqueta Cero -eléctricos, pila de combustible o híbridos enchufables con autonomía superior a 40 Km- sería hasta los 45.000 euros.

Las ayudas están dirigidas a compradores particulares, Pymes, autónomos y grandes empresas. En el caso de las personas físicas sólo podrán adquirir un vehículo bajo el plan, mientras que las jurídicas pueden llegar a un máximo de 30.

Una vez está la decisión tomada, el primer paso es dar de baja un turismo con 10 años de antigüedad -o furgoneta con siete- cuya titularidad ostente el beneficiario o un pariente de primer grado -padres o hijos- durante un año, con el objetivo de evitar problemas en el mercado de segunda mano.

El importe de la ayuda que se concede varía según la etiqueta, un turismo con etiqueta C adquirido por un particular o autónomo tendría una ayuda de 400 euros, mientas que uno con etiqueta Cero, 4.000 euros. La marca está obligada a realizar un descuento adicional por el mismo importe. Si es un etiqueta Cero, el descuento será de 1.000 euros. La subvención se vería ampliada 500 euros si se el coche que se manda a chatarra tiene más de 20 años, el comprador tiene movilidad reducida o los ingresos en su hogar son menores a 1500 euros. En resumen, los descuentos efectivos pueden ser de entre 800 y 5.500 euros.

Las ayudas pueden solicitarse ya, pues cuando se publique la orden en el BOE será con carácter retroactivo desde el 16 de junio. En principio es la marca la que se hará cargo del descuento y a posterioiri el Gobierno lo reembolsará. Muy importante, esta ayuda habrá que reflejarla en la próximo declaración de la Renta, pues el Ejecutivo quitará una parte dependiendo de las circunstancias de cada ciudadano. El Plan se mantendrá hasta que se gasten los 230 millones que tiene destinados.

Ad

Artículos relacionados

Deja una respuesta