Lancia regresará a la vida como marca electrificada

«Hoy es un día importante», declaró Luca Napolitano, CEO de la marca Lancia, el pasado 20 de mayo. “Lancia ahora está lista para volver a Europa, dando un primer paso para convertirse en una marca creíble y respetada en el segmento premium. Nuestro plan decenal, aprobado el pasado mes de septiembre, va tomando forma, paso a paso. Somos la marca italiana de la elegancia y este es nuestro Renacimiento. La innovación y el diseño atemporal siempre han sido nuestros valores fundamentales y queremos sumarles sostenibilidad, orientación al cliente y responsabilidad, porque miramos al futuro con gran ambición”.

Sigue leyendo
Lancia Flaminia Presidencial.

Un Lancia en El Quirinal

Con el Palacio del Quirinal como escenario, la marca Lancia celebró sus 115 años de historia y el 60 aniversario del Lancia Flaminia del presidente italiano.

El Lancia Flaminia se lanzó en 1957 en el Salón del Automóvil de Ginebra: un buque insignia de alta gama, equipado con un motor V6 de 2.5 litros e interiores y acabados de lujo.

Lancia Flaminia Presidencial.

El Lancia Flaminia se mejoró rápidamente con series especiales fabricadas por carroceros. Luego, en 1961, Pinin Farina produjo el descapotable presidencial con distancia entre ejes larga, conocido como «335», que indica las dimensiones de la batalla en centímetros. El presidente Giovanni Gronchi utilizó por primera vez el coche durante la visita de la reina Isabel II a Italia. A los pocos meses, se fabricaron cuatro modelos. Para continuar la tradición, se les dio los nombres de los caballos pura sangre de las antiguas caballerizas papales, las Scuderie del Quirinale: Belfiore, Belmonte, Belvedere y Belsito.

Belfiore, Belmonte y Belvedere tenían una carrocería descapotable con una capota de lona rígida plegable, mientras que el último, Belsito, incorporaba una capota blanda de lona sobre el asiento del conductor sin posibilidad de apertura.

Lancia Flaminia Presidencial.

Pintados en el emblemático Azul medianoche, todos estos modelos incluían tapizado de piel negra Connolly, un intercomunicador para comunicarse con el conductor, tenían espacio para cinco pasajeros en un gran banco trasero con dos asientos abatibles más.

Utilizados en las visitas de los principales jefes de estado, incluidos John F. Kennedy, Charles de Gaulle y en las celebraciones del centenario de la Unificación italiana, los automóviles se sometieron a una cuidadosa restauración en 2001. Dos modelos pertenecen ahora a las Scuderie del Quirinale: Belfiore y Belvedere siguen siendo los coches utilizados en grandes ocasiones por el presidente italiano y los más altos funcionarios del país. Belsito se puede ver en el Museo Histórico de Vehículos Militares de Roma, mientras que Belmonte se exhibe en el Museo Nacional del Automóvil de Turín desde 2001.

El Lancia Delta Grupo B.

Cuando Lancia hacía coches

Lancia fue fundada en 1906 por Vicenzo Lancia y su amigo Claudio Fogolin, ambos pilotos de Fiat. Desde sus inicios ha sido una marca ligada al mundo de las carreras, llegando a crear coches como: el Lancia Fulvia, el Beta Montecarlos o el Stratos. Siendo este último el causante de la época dorada en el mundo del rally. Este fue el primer coche de producción creado exclusivamente para competir, causó tal revuelo que motivó a la FISA (actual FIA) a crear los Grupo B.

Lancia en los Grupo B.

Estos coches eran muy potentes, ligeros y sobre todo peligrosos, ya que la seguridad se dejó a un lado.

El primer Grupo B de Lancia fue el 037 que tenia un motor central y tracción trasera, siendo el ultimo coche con este sistema en ganar el campeonato del mundo de rallys, y lo hizo frente al poderoso Audi Quattro en el año 1983.

Lancia y sus Grupo B.

Lancia al ver que la tracción trasera ya no era viable comenzó a desarrollar un nuevo prototipo. El encargado de encabezar este proyecto fue Abarth, a pesar de no poseer experiencia alguna en esta tecnología de la tracción integral. Para comenzar el proyecto usaron un 037, le fabricaron un subchasis para alojar el nuevo motor de 4 cilindros que poseía un turbo y un sobrealimentador para eliminar el famoso turbolag, con todo esto, el motor era capaz de desarrollar entre 450-580cv. El prototipo parecía un monstruo y le apodaron Mazinga. 

Lancia y sus Grupo B.

La prioridad era dejar el coche en un peso de 890kg. Para ello usaron paneles de kevlar y tubos lo más delgados posibles, esto originó problemas en la rigidez estructural, y fueron de los primeros en usar programas asistidos por ordenador para mejorarlo. Al final el coche se quedó con un peso total de 950kg y una apariencia brutal esculpida en el túnel del viento. 

Lancia y sus Grupo B.

En 1986, en el Rally de Córcega, el piloto Henri Toivonen se salió de un tramo precipitándose por un barranco, incendiándose el coche esto produjo la muerte de este y su copiloto Sergio Cresto. Se podría decir que este accidente fue la gota que colmó el vaso, ya que de un día para otro la FISA prohibió la categoría dando final a esta época dorada del automovilismo.

FCA Heritage Hub de Turín

Heritage Hub, el Grupo FCA expone en Turín su patrimonio y su legado

Las marcas automovilísticas son cada vez más conscientes del valor de su historia, de la importancia que un legado bien gestionado puede tener una consecuencia positiva directa en su imagen, su responsabilidad social corporativa o en sus resultados comerciales. 

Dar a conocer su trayectoria y abrir sus puertas a la sociedad a través de museos o espacios culturales es un recursos cada vez más utilizado por los fabricantes de vehículos y la última en dar el paso es el Grupo Fiat (FCA) con la puesta en marcha en su ciudad natal, Turín, del denominado Heritage Hub, un gigantesco museo situado en la antigua ‘Oficcina 81’ de la gigantesca fábrica de Mirafiori. Si la ciudad piamontesa ya de por sí es una de las muchas joyas turísticas que tiene Italia y son muchos los aficionados que acuden a visitar la vieja planta Fiat de Lingotto con su peculiar circuito oval en el tejado, ahora hay un motivo más para desplazarse a la ‘Motorcity’ italiana.

El FCA Heritage Hub no es un museo como tal, pero su objetivo es que se abra al público. Tiene una superficie de 18.000 metros cuadrados y expone más de doscientos vehículos de las cuatro marcas italianas que componen el FCA –Fiat, Lancia, Alfa Romeo y Abarth- además de algunos autos de su división italiana, la Chrysler-Jeep, que también es propiedad del coloso creado por la familia Agnelli.

Expedir certificados de autenticidad, restauraciones y suministro de piezas a los coleccionistas, venta de clásicos reconstruidos allí mismo, custodia de archivos o eventos del motor son algunas de las actividades que este centro multidisciplinar llevará a cabo.

Reservando la zona central para exposiciones temporales, el FCA Heritage Hub agrupa su colección expuesta en ocho espacios temáticos: 

  1. Archistars: sus modelos más legendarios y revolucionaros, como el Fiat 500.
  2. Concepts y fuera de serie
  3. Eco y sostenible
  4. Epic journeys: en este caso, varios coches de la marca que participaron y completaron grandes viajes y aventuras.
  5. Record and races
  6. Small and safe
  7. Style marks: aquellos que por su diseño marcaron tendencia.
  8. The Rally Era: Los más célebres competidores de rally de Fiat y Lancia.

Si bien existe una suerte de malestar en buena parte de la población italiana sobre los derroteros que ha tomado el Grupo Fiat con los sucesores del añorado Gianni Agnelli en su gestión –primero el recientemente desaparecido Sergio Marchione y ahora su sucesor, John Elkan Agnelli- incluyendo la liquidación definitiva de un símbolo nacional como Lancia, la puesta en marcha del FCA Heritage Hub puede suponer un enmiendo y una intencionalidad de que el legado de las grandes firmas automovilísticas italianas de gran difusión no se pierda.

Y ya saben, si viajan a Turín, su visita se torna casi obligada.