La sede central de BMW en Munich cumple 50 años

Entre 1970 y 1972, se creó en Múnich un icono atemporal con un atractivo mundial en tan solo 26 meses. 3,5 millones de horas de trabajo en la obra. 500 albañiles y 200 arquitectos, ingenieros y delineantes. Más de 3.000 elementos de fachada fabricados por primera vez en Europa utilizando el proceso japonés de fundición de aluminio. En ese momento, empleados de doce países construyeron el símbolo de BMW.

El Grupo BMW celebró el aniversario de su sede corporativa como un ícono arquitectónico actual de renombre internacional con un evento al que asistieron más de 200 invitados internacionales. El discurso de apertura del ganador del premio Pritzker Francis Kéré y la presentación de Nihal Saad, jefe de gabinete de la Alianza de Civilizaciones de las Naciones Unidas, hicieron de la ceremonia un evento especial. Además de la presentación del reconocido tenor Jonas Kaufmann, las celebraciones concluyeron con una presentación especial: con doce bailarines de danza vertical, el proyecto de danza de los Estados Unidos BANDALOOP transformó la sede central de BMW en un escenario en su debut en Alemania. El grupo creó una síntesis en el aire para una interacción de arquitectura y danza. Junto con la música de Ben Juodvalkis, los bailarines de fachada presentaron la “Momentum Curve” o Curva del impulso, una presentación exclusiva que rinde tributo a esta arquitectura única.


La sede central del Grupo BMW, con su construcción suspendida, es uno de los edificios de ingeniería más innovadores del período de posguerra. En el proceso, los pisos superiores primero se fabricaron en el suelo, y luego se trasladaron hacia arriba por medios hidráulicos en el enorme “eje de la torre” de hormigón armado y se completaron por partes. La construcción de la sede del grupo BMW concluyó en agosto de 1972. Diseñado por el arquitecto austríaco Karl Schwanzer, el edificio administrativo se ha convertido en un ícono y atracción mundial para Múnich y la empresa.

El poder innovador del diseño de Schwanzer representa al grupo BMW entonces como ahora, lo que convierte a la sede de la empresa en un faro de movilidad sostenible para el mañana. No solo es un símbolo del éxito económico, sino que también representa el intercambio internacional, la paz y el interculturalismo. Hoy en día, la “comunicación de la construcción” implementada por Schwanzer señala el camino hacia una nueva era de electrificación, digitalización y circularidad.

Ad

Artículos relacionados