GasGas desembarca en MotoGP con Tech3 y Pol Espargaró

Con motivo del GP de Austria, KTM como marca anfitriona ha aprovechado para presentar novedades para el año que viene.

Sigue leyendo

Tres podios y dos lideratos para TRT KTM Motorcycles tras el Enduro de Infiesto

TRT KTM Motorcycles sigue demostrando que es una de las estructuras satélite más potentes en España. Este fin de semana ha vuelto a ascender hasta en tres ocasiones a los puestos de podio en Asturias y pone a dos de sus pilotos en el liderato de sus categorías.

La segunda cita del Campeonato de España de Enduro que se ha celebrado este fin de semana en Infiesto se ha disputado en dos jornadas con un terreno complicado debido a las lluvias, sobre todo el domingo.

Sigue leyendo
Acosta, Ajo y Fernández.

Un súper equipo de Moto2 para KTM

KTM sigue dando pasos firmes para convertirse en toda una potencia en el Mundial de Motociclismo abarcando todas las categorías. Y es que la firma austríaca ha anunciado que el año que viene promocionarán al joven piloto Pedro Acosta a su escuadra de Moto2, la que gestiona Aki Ajo. El líder del Mundial de Moto3 y gran revelación de la temporada subirá a la categoría intermedia donde la escuadra de Mattighofen espera que pase dos temporadas y que a partir de 2024 pueda efectuar el ansiado desembarco en MotoGP. Acosta, que fue también el campeón de la Red Bull Rookies Cup 2020, opina que su salto a Moto2 es “paso correcto”. El jefe de KTM, Pit Beirer, ha afirmado por su parte que “es un placer” apoyar el deseo de Acosta de subir a Moto2.

Dado que los dos actuales pilotos del equipo KTM de Moto2, Remi Gardner y Raúl Fernández, suben a MotoGP, al equipo satélite Tech3, las dos plazas están libres, por lo que el compañero de Acosta será otro piloto español, en su caso Augusto Fernández, proveniente del Marc VDS. En ese caso, se ha mostrado encantado de su fichaje “por uno de los equipos de referencia en la categoría”. 

Por tanto, KTM apuesta por dos pilotos españoles con mucho talento que seguramente van a cumplir un gran papel en el campeonato 2022 de Moto2.

Dani Pedrosa.

KTM confirma para Austria el ‘Wild Card’ de Pedrosa

KTM ha confirmado que su piloto probador, el español Dani Pedrosa, realizará un ‘wild card’ para el GP de Estiria, prueba que el fin de semana del 6 al 8 de agosto reactiva el Mundial de MotoGP tras su patrón veraniego. El Pequeño Samurai, que se retiró de forma oficial de la competición en 2018, pondrá en pista una quinta KTM que se unirá a las oficiales de Miguel Ángel Oliveira y Brad Binder; y a las del Tech3 pilotadas por Iker Lecuona y Danilo Petrucci.

Desde su retirada del Mundial, Pedrosa viene ejerciendo el papel de piloto probador y de desarrollo de la firma austríaca. Su tradicional finura y buena mano para poner a punto las motos se ha visto reflejado en el crecimiento exponencial que la marca de Matigghofen está teniendo con las victorias obtenidas por Oliveira y Binder.

La invitación para correr a Dani Pedrosa tiene como objetivo que el piloto de Castellar del Vallés se familiarice con la situación actual de carrera y pueda poner en práctica sus conclusiones a la hora de implementar mejoras en la moto. No obstante, desde que se ha producido el anuncio, hay una gran expectación por ver de nuevo al bicampeón en acción sobre el Red Bull Ring.

Miguel Ángel Oliveira.

La segunda victoria de Oliveira le hace ser profeta en su tierra

Lo mismo si se lo dicen hace un par de años como que no se lo creería, pero lo cierto es que ha sido así y de manera contundente. En el regreso de Portugal al Mundial de Motociclismo ha sido un piloto de la tierra quien se ha llevado la victoria de la categoría máxima. Miguel Ángel Oliveira ya es de forma indiscutible el portugués más exitosos sobre dos ruedas. Ha obtenido su segunda victoria en MotoGP en el circuito de su casa, en Portimao, un trazado que no está confirmado para el año que viene pero que según ya preciso Dorna tiempo atrás, a partir de 2022 entrará junto a los cuatro circuitos de la Península Ibérica en una rotación anual de cuatro carreras. Y por lo pronto, el público del país luso tiene buenos motivos para estar contentos.

Porque Oliveira ha protagonizado una carrera perfecta, pole, victoria y vuelta rápida, se puso primero con el semáforo en verde y ya nadie le pudo dar caza. El segundo puesto estuvo más disputado con la interesante pelea entre Morbidelli y Miller, que en esta ocasión y contrariamente a lo que pasó en Valencia, el péndulo cayó del lado del australiano. No obstante, ambos pilotos tienen de sobra motivos para estar muy contentos con su actuación en este mundial. Morbidelli se ha proclamado subcampeón frustrando el doblete que ansiaba Suzuki, porque hoy no fue el día para Álex Rins, que fue de más a menos. Y porque el italobrasileño ha sido con diferencia el mejor piloto Yamaha, tras los fiascos de su compañero Quartararo, que por ahora no deja de ser una promesa digan lo que digan, y peor aún, sobre Maverick y Rossi. Y Miller ha sido quien mantenido el honor de Ducati, que ha terminado por llevarse el campeonato de marcas.

Y es que Suzuki se tendrá que conformarse -bendito conformismo ese- con el título de campeón de Joan Mir, el cual no ha tenido un buen día teniéndose que retirar después de un toque con Zarco y Bagnaia. Como rookie del año en la categoría reina se ha impuesto Brad Binder, pues Álex Márquez debía haber logrado una victoria que no ha podido lograr.

Al agitarse la bandera a cuadros, fueron muchos los equipos que mostraron pancartas de despedida a sus pilotos, y es que el año que viene se produce un notable movimiento de los mismos: Pol Espargaró se une a Repsol Honda y Piet Beirer, CEO de KTM, le dio un fuerte abrazo a su llegada al box. Pol ha sido cuarto y es uno de los responsables de que las motos austríacas vayan como van, ya optando a las victorias. Valentino Rossi seguirá siendo oficial de Yamaha pero lo hará desde la formación satélite Petronas, de la que sale Quartararo destino al equipo de fábrica. Cal Crutchlow abandona el LCR para ser probador de Yamaha. Andrea Dovizioso se marcha a su casa a un año sabático tras su periplo junto a Ducati, al igual que su compañero Petrucci, que estará en el Tech3 KTM. Johan Zarco será piloto de Pramac Ducati y Aprilia busca aún un compañero para Aleix Espargaró.

Miguel Ángel Oliveira.

El portugués Oliveira gana su primera carrera de MotoGP

Portugal ya puede contarse entre los países con pilotos victoriosos en la categoría reina del motociclismo, gracias a la sorprendente y espectacular victoria de Miguel Ángel Oliveira en el GP de Estiria disputado en el Circuito del Red Bull Ring.

Las apuestas eran muy favorables para Ducati tras la victoria de Dovizioso en la carrera del fin de semana pasada en el mismo trazado, pero los astros ya se alinearon el sábado con las motos de la firma local, KTM, gracias a la pole de Pol Espargaró. Pero en un duelo final de infarto entre el de Granollers que rodaba en cabeza, Jack Miller y el propio Oliveira, el luso fue el gran beneficiado del duelo a cara de perro entre Pol y Miller, y entró primero en meta seguido del de Australia y con Espargaró tercero al salirse en la última curva. 

Sin duda, una victoria que Pol tenía muy cerca pero que se le escapó, aunque seguramente en KTM estén muy contentos, pues los dos pilotos que el año que viene compartirán el box oficial ya han sumado victoria en esta loquísima temporada 2020 que llevamos con un campeonato de lo más abierto.

Y es que el español Joan Mir con su Suzuki lideraron con autoridad la carrera de MotoGP hasta el accidente de Maverick Viñales, quedando finalmente cuarto. Y es que una de las conclusiones que bien podrían sacarse de esta prueba es que nadie quiere ganar el campeonato ante la ausencia de Marc Márquez. Dovizioso tenía una oportunidad de oro, pero no la aprovechó lo suficiente, y eso que Quartararo, que parece desparecido en combate, sólo pudo ser 13º.

En fin, hoy toca felicitar a Oliveira, a Portugal y a KTM, que está aquí para quedarse y ponerle más pimienta al mundial.

Acosta, Ajo y Fernández.

Un día en Brno de buenas y malas sorpresas

Es difícil recordar una carrera tan inédita y loca en MotoGP como la que se vivió el pasado domingo en Brno con motivo del GP de la República Checa. Y es que incluir la palabra “revolución” en el titular de nuestra crónica no fue algo semántico. La carrera fue toda una revolución en tanto y en cuanto ninguno de los pilotos favoritos al título de este año estuvo más adelante del séptimo puesto y el triunfo fue algo totalmente inesperado tanto para el piloto como para su moto, sobre todo porque fue una prueba en condiciones de absoluta normalidad, en seco, con sol, sin lluvia ni fenómenos climáticos adversos.

La victoria del sudafricano Brad Binder supone una gran noticia en varios aspectos. Por un lado se confirma que estamos ante un nuevo talento del motociclismo que viene avalado por un mundial de Moto3 y un subcampeonato de Moto2. Es rápido, luchador y muy duro. Suma su primera victoria en MotoGP en su tercera carrera, igual que Jorge Lorenzo, lo que pasa es que el mallorquín ganó con la mejor moto de ese momento, la Yamaha, pero el Afrikaner lo hace con una KTM, una firma sin victorias en la clase reina y considerada como uno de los patitos feos de la parrilla. Por este otro lado, el triunfo de la moto austríaca es un acicate para que la marca afiance su proyecto en MotoGP, porque, ¿qué ocurrió por ejemplo con Kawasaki en su momento que le llevó a abandonar la categoría y refugiarse en SBK? Hace falta que otros fabricantes puedan ser alternativa al dominio histórico de Honda y Yamaha junto a Ducati y Suzuki. Y puede ser también un atractivo para otras firmas que quieran aterrizar en el Mundial y no lo vean muy claro. Y una más, Binder ganó, pero otros pilotos KTM hicieron muy buen papel, como Pol Espargaró luchando delante por puestos de cabeza hasta que se cayó por una dudosa maniobra de Zarco, y Miguel Ángel Oliveira, que terminó quinto con la moto del Tech3 superando al propio Rossi. KTM ha llegado para quedarse.

Si KTM y Binder fueron las sorpresas positivas, en el lado opuesto están Yamaha y Honda. El segundo puesto de Morbidelli con la moto del Petronas es el único balance positivo de la casa de los diapasones. Rossi tiró de casta y veteranía pero sólo pudo ser sexto con la moto de fábrica, pero fue superado por la Suzuki de Rins y la KTM de Oliveira. La brillante luz de Quartaro se tornó en oscuridad inmensa cuando el francés de ser tercero empezó a caer hasta terminar en un séptimo, demasiados extremos para un piloto al que denominan el “antimárquez” pasar del primero al séptimo. Y Maverick Viñales fue 12º, al parecer por las gomas.

Y si en Yamaha todo fue regular nada más, lo de Honda fue una debacle en toda regla. La primera moto del ala dorada clasificada fue Nakagami, el 8º. El lesionado -y desmotivado- Crutchlow fue 14º y para encontrar a las dos motos oficiales del Repsol hay que seguir bajando, con Álex Márquez 15º y el sustituto Bradl 18º y último clasificado. Y se seguirán preguntando el por qué del fichaje de Pol y pasar al pequeño de los Márquez al equipo satélite. Pues muy sencillo, porque ahora mismo Honda sin Marc no es nada, y necesitan un piloto rápido que traiga y puntos y luche por estar arriba, algo que ahora mismo no tienen. Por cierto que la vuelta del ‘Chico Maravilla’ se espera para Misano, aunque quizás pueda adelantarse a la segunda carrera de Austria. Y es que los resultados de esta carrera le han dado oxígeno y aún podría poner patas arriba el Mundial.

Hablemos de Johan Zarco. Nunca he sentido gran simpatía -deportivamente hablando- por el piloto galo. Tiene dos mundiales de Moto2, pero un historial de tipo mentalmente volátil y con la cabeza sin amueblar. Logró la pole y terminó tercero con la Ducati del equipo de Raúl Romero, el más modesto de la parrilla. Fue la mejor Ducati por descontado y eso que es una moto del año pasado. Rodó rápido contra motos de fábrica, pero también tiró a Pol. El año pasado abandonó el equipo oficial KTM en plena temporada, sí, la moto que ganó en Brno podía haber sido la suya. Así es Zarco, una de cal y otra de arena, más bien una de cal y cuatro de arena… pero bueno. Ducati se puede decir que fue el tercer fabricante que tuvo una debacle absoluta, y en plena búsqueda de un piloto para el equipo oficial y ante un Dovizioso totalmente desdibujado, ¿sería una buena opción probar a Zarco en la fábrica o en el Pramac? 

Para terminar, un par de elogios a dos pilotos que demostraron su casta y su espíritu de lucha: Álex Rins, con un muy meritorio cuarto puesto con su Suzuki ; y a Albert Arenas, que luchó como un jabato en Moto3. Ambos están lesionados.

Brad Binder.

Brad Binder lidera en Brno una nueva revolución

Pocas carreras con resultados tan raros se recuerdan recientemente en el Mundial de MotoGP. El debutante Brad Binder se ha anotado su primera victoria en la clase reina en su mismo año de debut, que también ha sido la primera para KTM, lo cual viene a refrendar la apuesta de la firma austríaca por estar en el mundial de velocidad. La victoria de Binder, y unas decepcionantes posiciones de los dos líderes del campeonato, dan un poco de oxígeno a Marc Márquez en su retiro que ve cómo tampoco tiene una distancia insalvable para tratar de anotarse su noveno mundial.

Acompañaron a Binder en el podio Franco Morbidelli, del Petronas Yamaha, que lideró la prueba con autoridad durante varias vueltas, y el poleman Johan Zarco, que pese a su irregular actitud ha sido la mejor Ducati… y es una moto del año pasado, una satélite de verdad.

Protagonizaron un gran arranque también los hermanos Espargaró, pero ninguno pudo concluir una buena carrera. Pol se fue al suelo por una maniobra de Zarco por la que fue sancionado, y Aleix fue de más a menos con su Aprilia a la que aún le queda mucha evolución. 

La gran decepción del día ha sido el líder del mundial. Fabio Quartararo terminó en una decepcionante séptima posición tras desangrarse poco a poco, y es que desde el principio El Diablo no estuvo nada fino. Otros tres pilotos merecen igualmente una mención: Álex Rins, que va superando su lesión y estuvo a punto de llegar al podio; el portugués Miguel Ángel Oliveira con su KTM, demostrando que las motos austríacas estaban en buena forma en Brno, pues Pol Espargaró rodaba en el grupo de cabeza cuando se fue al suelo; y Valentino Rossi, que fue la mejor Yamaha de fábrica. Su compañero Maverick Viñales fue la segunda gran decepción del día tras Quartararo. Y para terminar, una nota curiosa: la primera Honda clasificada fue la de Nakagami, en octavo lugar. Crutchlow, Álex Márquez y Bradl fueron 13º, 15º y 18º. 

Binder ha logrado su primera victoria en la categoría reina en su tercera carrera, al igual que le pasó a Lorenzo. Márquez lo hizo en la segunda, y Pedrosa en la cuarta, pero todos contaban con la mejor moto del momento, ninguno con una KTM. Ahí queda eso.